Sin salvaguardia a productos del acero se dinamiza la construcción

noticia 1

Con la decisión del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de eliminar la medida de salvaguardia a cinco productos del acero, se anima a que la construcción no traslade el aumento del precio de sus insumos al consumidor final, lo que repercutiría en un precio más elevado de la vivienda.

El Ministerio anunció la eliminación de la salvaguardia a las barras de acero, alambrón corrugado, perfiles cuadrados y en L y platinas que se había impuesto en octubre de 2013. Estos materiales se utilizan para la construcción de viviendas, oficinas, entre otros.

Por otra parte, se mantendrá la restricción a las importaciones del alambrón de acero liso por un año a partir del 8 de abril, para aquellos que provienen de México y Trinidad y Tobago, principales proveedores del material que se utiliza para la creación de productos para el campo como alambres de púas, mallas y fabricación de puntillas.

El contingente arancelario será de máximo 174.452 toneladas anuales repartidas en 80% para los importadores tradicionales del producto y 20% para los nuevos agentes. A partir de ese cupo las importaciones pagarán 21,29% de arancel.

Carlos Arango, presidente de Constructora Bolívar, asegura que gracias a esta decisión se controlarán los costos de producción porque habrá un efecto de regresión en los precios. “La medida permite que el mercado mantenga los precios finales de vivienda y que aumente la construcción”.

Asegura que en el segundo semestre de 2013, el precio del metal se disparó y como consecuencia aumentó el valor de la vivienda. Por otro lado, “sin la salvaguardia se nos permite seguir participando en la construcción de vivienda de interés social, con buenos materiales y precio competitivo”. Alejandro Arboleda, gerente general de Provalor, ve la decisión como acertada porque permitirá una mejor competencia. “Habrá materia prima más barata, lo que podría tener como efecto bajar el valor de la vivienda”. Explica que de no haberse eliminado la salvaguardia, las consecuencias las habría pagado el comprador final de vivienda. “Todo lo que desbalancee el ejercicio del constructor afecta al consumidor final”.

Reto para la industria nacional
Con la eliminación de la restricción a las importaciones de cinco productos del acero se determinó que los problemas de las empresas que habían solicitado la medida, Acerías Paz del Río y Diaco no tenían relación con las compras al exterior. La pérdida neta en 2013 de Paz del Río fue de $232.699 millones debido a depuración y optimización de inventario, aumento en la provisión de inventarios, aumento del pasivo pensional y al plan de retiro voluntario.

“No hubo relación causal entre las importaciones y el daño a las empresas. Solo se encontró en el alambrón liso”, señaló el ministro de Comercio, Santiago Rojas. Esto significa entonces que la industria del acero nacional tiene como reto modernizarse y lograr ser más competitiva con sus precios frente a los mercados internacionales.

Óscar Proaño, director general de Proalco, asegura que los productores nacionales no tienen toda la calidad necesaria y que no cuentan con el abastecimiento suficiente para la demanda. “Paz del Río no abastece la necesidad de la industria de los trefiladores”. Proaño, como comprador del alambrón liso, no ve con buenos ojos la medida arancelaria ya que producir sus alambres o puntillas no serán competitivos frente a los de China, que llegan con un precio 10% más bajo.

Según el empresario, Paz del Río les vende a US$200 la tonelada del alambrón, 30% más de lo que vale en cualquier otra parte del mundo.

No habrían demandas ante la OMC
Luego de la decisión por parte del Comité Triple A y el Ministerio de Comercio de eliminar la medida salvaguardia al acero, se calmarían los reclamos que varios países habían manifestado ante la Organización Mundial del Comercio (OMC). Turquía, la Comisión de la Unión Europea y Brasil, a pesar de que no se han manifestado, ya no pondrían una demanda ante la Organización pues sus productos de exportación no se vieron afectados.

México y Trinidad y Tobago son aquellos que se ven perjudicados por el arancel al alambrón liso bajo en carbono. La salvaguardia a este producto será expuesta ante la OMC y aún no se conoce una amenaza de demanda por parte de estos países.

Las opiniones

Alejandro Arboleda
Gerente General de Provalor

“Todo lo que desequilibre el ejercicio del constructor afecta al consumidor final, sin la salvaguardia, debería afectar positivamente los precios”.

Santiago Rojas
Ministro de Comercio Exterior

“No hubo relación causal entre las importaciones de estos cinco productos y el daño a las empresas. Solo se encontró daño en alambrón liso”.

Fuente: www.larepublica.co